Patio de luces, una novela infantil que suena a jazz

Patio de luces

Hoy quiero hablaros de “Patio de luces”, una novela infantil repleta de humor, ternura, curiosidad y misterio. Todos los ingredientes necesarios para crear un relato ideal para esos primeros lectores que comienzan a adentrarse en historias más largas.

A veces no sé si primero descubro historias y luego a sus autores o viceversa. De hecho, no sé si “Patio de luces” me llevó a Érica Esmorís, su autora, o fue al revés. Lo que sí sé es que no hay día que no me sienta como una exploradora de historias. Una intrépida y curiosa investigadora de literatura infantil y juvenil en busca de nuevos tesoros que encontrar. Y siempre os los cuento a través del canal de Youtube.

La historia de «Patio de luces»

Leí “Patio de luces” en un par de días. Podía haberlo terminado antes, pero su historia merece ser leída de manera pausada, disfrutando de cada breve capítulo en donde Lea, su protagonista, nos va desvelando quiénes son los vecinos de ese patio de luces. Un lugar al que su abuelo le tiene prohibido salir, no vayan a sustituirle por un portero automático, pero al que ella no puede evitar escaparse.

Allí conoceremos a la vecina de la primera planta, la viuda. Al cazador que vive en el segundo. A la heredera del tercer piso. Al surfista del cuarto y al fantasma que habita en el quinto piso. Todos personajes que Lea imagina en su cabeza cada vez que mira hacia el tendedero de ese patio de luces.

La entrevista a Érica Esmorís

“Los personajes surgieron a través de la ropa. Yo creé un abanico de ropas que pudieran crear confusión y después jugué a los personajes. Quién podía ser realmente y que no se correspondía con lo que pensaba Lea.” Así nos contaba Érica en La hora de la merienda cómo nació esta historia. Una novela que empezó a escribir durante el confinamiento del año 2020 y que le llevó a conseguir el XI Premio Ciudad de Málaga de ese mismo año, editado por Anaya. (Una recomendación, la versión en tapa dura es fantástica.) El mismo día de San Xoan le dieron la noticia y no podía haber recibido mejor regalo para esa festividad que tanto adora la escritora. Otra de nuestras escritoras preferidas, Patricia García-Rojo, también ganó este premio con su novela «El secreto de Olga». Podéis leer su entrevista aquí.

Suena una melodía de jazz cuando abres “Patio de luces”. Como si estuvieras en una antigua comedia de Hollywood, en donde aparece un edificio al inicio de la película. Con cada vecino en su apartamento. Lea, la protagonista de esta historia está dispuesta a conocer a cada uno de ellos. Tiene tiempo libre y mucha curiosidad.

El texto de «Patio de luces»

Érica relata esta aventura de Lea a través de frases cortas, concisas, sin rodeos. Incluso puras podría decir. Un texto limpio donde cada palabra, adjetivo y apreciación son necesarias:

“Bajé de la banqueta y abrí. Sin la visión angular de la mirilla, aún era más larga, como si entre sus antepasados hubiera alguna jirafa”.

Lea, ilustrada por el increíble trazo de Juan Berrio, es un personaje inocente, intrépido, dispuesto a aprovechar el tiempo. Una chica que no tiene miedo de lo que pueda encontrar al otro lado de la puerta. Sincera, empática y terca.

  • ¡Curiosísima! A ver si se creía que por hacerme esa pregunta me iba a intimidar.
  • Y terca.

No añadí nada más.

  • Yo también soy curiosa y terca — confesó la francesa —. ¡Tenemos que serlo!

“Patio de luces” es una novela infantil sin más pretensión que la de jugar con el lector a través de unos personajes. La de recordar la cercanía que existía antes en las comunidades. La sensación de seguridad y confianza entre los vecinos. Y la de rememorar a aquellos porteros que cuidaban del edificio y de todos los vecinos. Y que, incluso, enseñaban a montar en bicicleta.

Os invito a descubrir las historias de Érica y a leer juntos “Patio de luces”. Dejad que el jazz invada ese momento de lectura juntos y contagiaros de la lectura en voz alta de esta novela, porque como dice Lea en una de las fiestas que los vecinos acaban organizando en el piso de Margarita (¿quién de todos será este personaje?), “supongo que la ilusión es contagiosa”.

Si te ha gustado esta recomendación, puedes invitarme a un café. Es sencillo y rápido y contribuirás a que pueda seguir trabajando y recomendando buenas historias. ¡Gracias!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.